Bicicritica León

Tercer Aniversario

El proximo día 25 de Diciembre la bicicritica leonesa celebrará su tercer aniversario.
Salida de una hora aproximadamente por las calles de León y fiesta de aniversario en la Taverna Dickens proxima a la catedral.

Salud y pedal.

Anuncios

Hamburgo, Gamonal, el calentamiento global y las bicis


Los coches han sido mimados a la hora de diseñar y construir las ciudades. Es hora de cambiar las prioridades.

(Si ves el texto muy pequeño, puedes pulsar control + para hacerlo más grande.)

¿Harto de moverte por una ciudad llena de ruido, polución y atropellos?
Bienvenido a Hamburgo. Una ciudad alemana que siempre ha presumido de ser una ciudad verde, llena de parques y espacios cerrados al tráfico motorizado. Un pequeño paraíso para los que nos gusta movernos sin necesidad de utilizar una maquina de una tonelada.

Pero para muchos hamburgueses y hamburguesas  (¿se dice así?) no parece ser  suficiente, y se han embarcado en la creación de una “red verde” que cubrirá el 40% del área de la ciudad. Conectará parques, espacios de recreo, canchas deportivas, colegios, institutos, universidad y centros administrativos mediante caminos verdes.
De locos.

Al parecer las cabezas pensantes de la universidad hamburguesa (no puedo evitarlo) tras años de estudios teóricos, observación de los comportamientos humanos y comprobación empírica  llegaron a la conclusión de que a la gente le gusta más vivir en ciudades donde los niños y los ancianos no están en peligro o donde el aire que se respira es limpio. Han dictaminado en sesudos artículos que esto es cada vez más un factor determinante a la hora de escoger donde vivir, y que por tanto las ciudades “verdes” atraen más talento, comercio, negocio o cultura. Quien lo hubiera imaginado.  Pero no contentos con su descubrimiento, vecinos y asociaciones se han puesto manos a la obra para mejorar todo lo posible su entorno.

Hamburgo

Hamburgo

“Otras ciudades, como Londres, tienen anillos verdes, pero la red verde será realmente única y pionera en unir los barrios y las ciudades adyacentes con el centro de Hamburgo. En 15 o 20 años serás capaz de explorar la ciudad unicamente a pie o en bici” comentaba, en un alarde de racionalidad y soberbia teutona, Angelika Fritsch, una de las portavoces del departamento de urbanismo y medio ambiente. La red no solo servirá para los humanos, sino que conectara la fauna urbana de Hamburgo, permitiendo a los animalitos cruzar la ciudad sin peligro (parece ser que allí aprecian convivir con animales),  absorberá las pocas emisiones de CO2 que queden para entonces en la ciudad y ayudará a prevenir las inundaciones que provocaran las supertormentas, cada vez más frecuentes por el calentamiento global.
Han medido que el mar ha subido 20 cm en los últimos 60 años, y claro, viviendo al lado del mar el tema no se lo toman a risa.

¿Quien esta detrás de los planes urbanísticos en Hamburgo? Todo esto se ha tramado gracias a diferentes asociaciones y técnicos (funcionarios públicos) dejando al margen de la planificación a los partidos políticos, los cuales, en ciertos países, no hacen otra cosa sino obedecer la voluntad de sus electores, gestionar lo mejor posible los fondos públicos y dimitir cuando se les pilla en el más mínimo dislate. Una idea revolucionaria. Se llama democracia.  Pero claro, para que la democracia funcione, no basta con tener políticos decentes. También es necesario que exista una sociedad organizada y participativa, que tire del carro y que no vaya a remolque de los dictados de cuatro espabilaos. Que los vigile con lupa y no se deje avasallar. Prueba del carácter participativo de las gentes de Hamburgo, ha sido recientemente el hecho de conseguir parar el desalojo del centro cultural Rote Flora. Durante varios días hubo manifestaciones, enfrentamientos con la policía, incluso se llego a establecer un estado de excepción en ciertos barrios.  Al final, el centro cultural se salvó. 

Hace pocas semanas, aquí al lado, en Burgos, algunos vecinos del barrio de Gamonal pararon una obra que parecía muy bonita en el diseño, pero que luego descubrimos que no lo era tanto. Vamos, que realmente estaba diseñada para lo mismo que se diseñan la mayoría de obras públicas en estos lares; para que alguien se forre. Ademas de meter un carril bici por el centro del boulevard, sin que las bicis pudieran por tanto girar en ninguna de las calles adyacentes, el colmo de los colmos consistía en privatizar el suelo de la calle, donde los vecinos aparcaban sus coches, y luego pretender cobrar la plaza de aparcamiento a razón de 20.000€ la pieza. Según diversos medios, el dinero de la venta de ese suelo público no iba para el ayuntamiento, que nadie se equivoque. Iba directamente para el constructor. Ademas, si no se  vendían esas plazas en un determinado tiempo, el ayuntamiento compensaría a la empresa adjudicataria. Y si cuela, cuela.
Afortunadamente para todos, no coló. Tras meses de organización y lucha pacífica y administrativa, la cosa no entro en razón hasta que el calentamiento global del vecindario llego a punto de ebullición, se produjeron altercados y aparecieron las teles nacionales. Y entonces salto a la luz toda mierda debajo del proyecto. La obra se paró y el alcalde de Burgos empieza a ser investigado por este y otros chamullos.

Si queremos pertenecer alguna vez a una sociedad avanzada, regida por la razón y el interés común, y no por la avaricia del listo de turno, si queremos disfrutar de ciudades hechas para las personas, hay ciertas cosas que deberíamos aprender tanto de Hamburgo como de Gamonal. La participación ciudadana no es algo de lo que podamos prescindir sin consecuencias. Si la mayoría de nosotros no participamos en la creación y mantenimiento de la sociedad, esta acaba por estar dirigida por una minoría endogámica, y tarde o temprano, la corrupción aparecerá.

No basta con celebrar parar las obras o las leyes que no consideremos buenas para nosotros. Debemos emplear nuestras energías en crear la sociedad que queremos.

Desde  bicicrititica León, no queremos parar el tráfico. Queremos ser el tráfico. Queremos demostrar que otras ciudades son posibles. Queremos que León sea el Hamburgo de España. Queremos implicar a lo mejor de nuestros vecinos para crear una ciudad mejor.
Por eso, el último jueves de cada mes salimos a pedalear. Es el principio.

Salud y pedal.

El jueves a las 20:00 en Guzman salimos a crear el León que queremos. 

Un año muy extraño.


2013 ha sido el año en que la bicicritica de León ha crecido y ha llegado a números de participación increíbles.
Ha sido un año largo y duro en muchos aspectos, tanto económicos, como sociales.
Un año muy extraño.

Salimos en bici durante todo el año, bajo la nieve y bajo un sol de justicia. Ampliamos el rango de edad; de 8 a 80. Aprendimos a respetar un poco más, para ganarnos el respeto que merecemos en la calzada. Hemos implicado en esta causa a otros colectivos y negocios locales. Sorteamos un montón de bicis. Denunciamos la inseguridad víal en León.

Vimos como atropellaban a mucha gente.

Llamamos la atención de la prensa como nunca antes, llevando nuestra idea a mucha más gente de la que participa o nos ve pasar.
20131231-165541.jpg

Nos conocimos, nos asociamos y debatimos.
Propusimos ideas y alternativas.

Nos robaron muchas bicis.

Hemos intentado con todos nuestros medios hacer un León mejor, más limpio, educado, amable y organizado.

También ha sido el año en el que hemos luchado contra una ley que pretendía prohibir andar en bici sin casco. Hemos dado batalla y seguiremos dando guerra.

Todo esto habría sido imposible sin ti.

Queremos seguir pedaleando en 2014, demostrando que la bici es una alternativa ecológica, económica, sana y divertida para la ciudad.

¿Contamos contigo?